· CÓMO ADQUIRIR TERRENOS EJIDALES EN MÉXICO ·

 

El procedimiento y los requisitos para adquirir un terreno ejidal los establece la Ley Agraria.

Existen 2 formas de adquirir terrenos ejidales en México:

 

A).- PRECARIA.

La enajenación de los derechos parcelarios puede realizarse en forma precaria a otros ejidatarios, avecindados o terceros no pertenecientes al ejido, a través de contratos de usufructo, arrendamiento, comodato, servidumbre, mediería, aparcería, asociación, o cualquiera otro acto o contrato permitido por la Ley, según se establece en el artículo 79 de la Ley Agraria.

El artículo 45 de la Ley Agraria establece que las transacciones tendrán una duración acorde al proyecto productivo que motive el contrato, o un término máximo de 30 años, prorrogable.

Es importante mencionar, que en estos casos, los contratos pueden realizar por una o varias fracciones de la parcela, a diferencia de la transmisión definitiva, que debe ser siempre por la totalidad, ya que la parcela se considera indivisible.

 

B).- DEFINITIVA.

El ejidatario puede transmitir en forma definitiva su derecho, por la totalidad de la parcela, y el contrato es de cesión del derecho parcelario, onerosa o gratuita. Esta transmisión o cesión de derechos sólo puede realizarse con otros ejidatarios del mismo núcleo agrario o avecindados, según lo dispone el artículo 80 de la Ley Agraria.

Es requisito indispensable para la validez de la cesión de derecho parcelario, que el contrato de cesión, deba ser:

  • Por escrito.
  • Ante dos testigos.
  • Ratificado ante Notario.
  • Notificar por escrito al cónyuge, concubina o concubinario y a los hijos del enajenante, para el ejercicio del derecho del tanto.
  • Dar aviso por escrito al Comisariado Ejidal.

Cumplidos los requisitos de validez para la procedencia de la cesión del derecho parcelario, deberá presentarse el contrato y todas las constancias, ante el Registro Agrario Nacional para que expida el nuevo certificado parcelario y cancele el anterior.

Por su parte, el comisariado ejidal deberá realizar la inscripción correspondiente en el libro del ejido, en el que se lleva un control de la vigencia de derechos ejidales.

Es importante señalar, que en caso de que el cesionario que pretenda adquirir un derecho parcelario sea ajeno al núcleo ejidal, o no sea ejidatario, lo podrá hacer en su calidad de avecindado.

El avecindado que pretenda adquirir un derecho parcelario, debe estar reconocido como tal por la Asamblea General del ejido, que se conoce como una asamblea simple, y demostrarlo con el acta respectiva, inscrita en el Registro Agrario Nacional, en la que conste el cumplimiento de los requisitos para ese reconocimiento, establecidos en el artículo 13 de la Ley Agraria,